Skip to content

¿Qué pasa si estoy cobrando un ERTE pero se aproxima el final de mi contrato temporal?

Si usted tiene un contrato temporal pero se encuentra cobrando un ERTE le comentamos a continuación en qué casos se prorroga la duración de dicho contrato en qué casos no se prorroga, ya que la duda principal en estos casos es saber en qué momento finalizara su contrato realmente.

 A continuación les mostraremos el caso real de una camarera en la que su contrato temporal finaliza mientras se encuentra en ERTE para poder facilitar la comprensión de dicha situación:

El ejemplo es el siguiente: Julia se encontraba trabajando en una zapatería, con un contrato temporal de seis meses, el cual finalizaba el 15 de Abril, cuando el país se declaró en estado de alarma, el 14 de Marzo, el dueño, evidentemente tiene que cerrar su negocio, ya que este no se considera de primera necesidad.

Al no poder abrir, la empresa solicita un ERTE para todos sus empleados por causa de fuerza mayor siendo este autorizado por la autoridad laboral (Conserjería de Empleo de la Comunidad Autónoma). El SEPE, por su parte, también aprueba la prestación por desempleo por Erte, de modo que se hará cargo de realizar los pagos durante el estado de alarma a los empleados.

En estos casos excepcionales como es una emergencia sanitaria y el estado de alarma, el gobierno ha aprobado normas especiales para poder regular casos como este:

Una de estas normas es “El Real decreto- Ley 9/2020 concretamente en su artículo 5 en el que señala lo siguiente:

 “Artículo 5. Interrupción del cómputo de la duración máxima de los contratos temporales.

“La suspensión de los contratos temporales, incluidos los formativos, de relevo de interinidad, por las causas previstas en los artículos 22 y 23 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, supondrá la interrupción del cómputo, tanto de la duración de estos contratos, como de los periodos de referencia equivalentes al periodo suspendido, en cada una de estas modalidades contractuales, respecto de las personas trabajadoras afectadas por estas.”

¿QUÉ QUIERE DECIR ESTO?

Quiere decir que los contratos temporales que se hayan suspendidos por estar el trabajador en un ERTE también debe ser suspendido a lo que su duración se refiere, los días de duración  de su contrato temporal se detienen mientras el estado de alarma dure y por consiguiente mientras dure el ERTE, y cuando este se termine, se vuelve a poner en marcha.

Por ejemplo, el ERTE de la empresa dura desde el 15 de Marzo hasta el 30 de Mayo y el contrato de Julia termina el 15 de Abril, ella seguiría vinculada a la empresa y seguiría cobrando la prestación por desempleo por el SEPE, su contrato no terminaría en la fecha establecida antes del estado de alarma, ya que según la norma que hemos presentado anteriormente indica que la duración del contrato temporal de la trabajadora se prolongará la cantidad de días correspondientes a los días que esta haya estado en ERTE.

En dichos contratos temporales, los trabajadores afectados por el ERTE por causas como el coronavirus, la fecha de finalización del contrato temporal se detiene mientras el trabajador este en ERTE y cuando este termine, se vuelve a poner en marcha.

En resumen, si el contrato de Julia termina el 15 de Abril, al terminar el estado de alarma y por consiguiente finaliza el ERTE , la trabajadora tendrá derecho a volverá incorporarse a su puesto de trabajo, ya que la fecha de finalización de este cambia, quedándole los mismos días de contrato que tenía antes de empezar el ERTE. Si antes de este le quedaban 45 días para la finalización del contrato, cuando se vuelva incorporar independientemente de la fecha en la que lo haga, le seguirá quedando la misma cantidad de días. Pues ese mes y medio o los días que le queden son los que como mínimo tendrá derecho a trabajar cuando se termine el ERTE.

EL CASO ESPECIAL DE LOS CONTRATOS POR OBRA Y SERVICIO

Estos contratos tienen otra peculiaridad, ya que en ellos no existe una fecha de finalización de contrato, si no que se tendría que analizar si la obra o servicio para el cual el trabajador fue contratado ha finalizado, con independencia o no del coronavirus.

Por ejemplo, si Julia en vez de trabajar en una zapatería estuviera trabajando en una estación de esquí y su contrato no tuviera fecha fija, si no que depende de la demanda que dicho de trabajo tiene, al ser un trabajo que depende de la temporada en la que hay nieve, aunque la trabajadora estuviera cobrando ERTE se consideraría terminado válidamente el contrato al terminar dicha temporada de nieve.

En otros casos con el mismo tipo de contrato si se podrá completar el servicio interrumpido por el covid 19 si este no ha podido ser terminado anteriormente, como podría ser el mantenimiento o revisión de máquinas tragaperras… Se entiende que el contrato de alarga tras la finalización del estado de alarma, cuando vuelvan a abrir los bares para así poder terminar con el servicio requerido.

¿QUÉ SUCEDE SI AÚN ESTANDO EN ERTE LA EMPRESA DA POR FINALIZADO EL CONTRATO EN LA FECHA PREVISTA ANTE DE ESTE?

En este caso se podría considerar el despido como improcedente, y el empresario tendría la obligación de indemnizar al trabajador con 33 días por año trabajado, con un máximo de 24 mensualidades, prorrateándose por meses los periodos de tiempo inferiores a un año. Tenemos que tener en cuenta que estamos hablando en todo momento de contratos temporales que hayan sido incluidos en ERTE. Respecto a los contratos temporales que no hayan sido incluidos en ERTE y sean despedidos existen otras mediadas distintas.