Skip to content

¿Qué hago si soy especialmente vulnerable al coronavirus?

¿Debo acudir a mi puesto de trabajo? ¿Pueden negarse a trabajar personas embarazadas, con problemas coronarios, personas con más de 60 años…etc.? Le informamos a continuación.

En la situación actual en la que nos encontramos, en la cual millones de trabajadores van a tener que reincorporarse a sus puestos de trabajo en un periodo corto de tiempo pretendemos informar si realmente aquellos que sean factores vulnerables a ser contagiados por el virus tienen la obligación de hacerlo o no, y los que pueden teletrabajo o se encuentran en ERTE.

Una de las preguntas y dudad que más preocupa a los trabajadores, especialmente aquellos que son vulnerables a ser contagiados por coronavirus es si pueden o no negarse a la incorporación a su puesto de trabajo ante el riesgo de que las medidas previstas o implantadas para la prevención de coronavirus sean insuficientes.

Algunos de los casos serían el de mujeres embarazadas, personas con edades avanzadas, enfermos crónicos o que tengan el sistema inmunológico afectado…etc. Como podemos ver los diferentes casos son tan diferentes que se necesitaría respuestas distintas y analizar las circunstancias de cada uno de ellos, además de las medidas de prevención implantadas por la empresa y la situación médica del trabajador.

¿QUE RECOMIENDA EL INSS?

En la revista “seguridad social” publicada por la secretaria del estado explica lo siguiente:

“Las personas especialmente vulnerables frente al riesgo del COVID19 -por edad (mayores de 60 con alguna patología), por estar embarazadas o por padecer afecciones médicas como por ejemplo hipertensión, diabetes o inmunodepresión- no deberán acudir al puesto de trabajo en función de 3 circunstancias:

  • Según el nivel de riesgo del trabajo a desempeñar.
  • Según el grado de vulnerabilidad del trabajador.
  • Que sea imposible adaptar el puesto de trabajo.

En dichos casos, el servicio de prevención de riesgos laborales debe ponerse en contacto con la empresa, evaluando estas tres circunstancias para emitir el informe correspondiente.

Si ese informe dice que el trabajador o persona vulnerable no es apta para acudir al puesto de trabajo, el trabajador debe llevarlo e informar a su médico de atención primaria para que emita correspondiente baja temporal por el tiempo que sea necesario. En los casos de aislamiento como el que estamos viviendo estos días se considera dicha situación similar a un accidente de trabajo para la prestación económica de incapacidad temporal.

En cambio, si no se obtiene ese informa y realmente hay riesgo de contagio para el trabajador, lo mejor es contactar con un sindicato, el cuales son partidarios de poner una denuncia ante la inspección del trabajo.

A continuación le informamos de las recomendaciones de diferentes sindicatos como son, comisiones obreras (CCOO) y UGT:

RECOMENDACIONES DEL SINDICATO CCOO

Si, debes acudir  a tu puesto de trabajo, salvo que la empresa haya cambiado la dinámica del mismo como por ejemplo sería haber implementado el tele-trabajo, que trabajarías desde casa y no tendrías que presentarte en la empresa personalmente o un permiso retribuido, documento para evitar el contagio entre persona trabajadora de la plantilla o empresa, siempre y cuando la causa concreta sea temporal y justificada.

Ahora bien, el sindicato exige a la empresa en un comunicado que deben adoptar las mediad apropiadas además de proveer de los medios necesarios para que los trabajadores puedan protegerse y garantizar un espacio interpersonal entre las personas ya que nadie puede obligar o a hacer elegir a los trabajadores y trabajadores entre trabajar seguros de no ser contagiados o tener dificultades para mantener su empleo.

Este sindicato y por consiguiente sus delegadas y delegados aseguran estar a pleno rendimiento para garantizar dichas mediada de prevención y condiciones laborales. Y en las empresas donde no tienen representación sindical, los empresarios tendrán que extremar dichas precauciones establecidas por el gobierno y ambos sindicatos nombrados anteriormente en este artículo, para de esta forma poder garantizar la salud y seguridad de las personas. De igual forma, la inspección del trabajo tiene el deber de extremar su control.

RECOMENDACIONES DEL SINDICATO UGT

Literalmente, estas son las palabras que facilita dicho sindicato;

“El empresario debe garantizar de manera específica la protección de los trabajadores que por sus propias características personales o estado biológico conocido, incluidos aquellos que tengan reconocida la situación de discapacidad física, psíquica o sensorial sean especialmente sensibles a los riesgos derivados del trabajo. A tal fin, deberá tener en cuenta dichos aspectos en las evaluaciones de los riesgos y en función de estas adoptar las medidas preventivas y de protección necesarias.”

¿Qué quiere decir esto? Que en principio el trabajador si debe asistir a su puesto de trabajo y allí comunicar su situación personal frente a la posibilidad de contagio, teniendo en cuenta la ley de protección de datos por parte de la empresa, la cual, deberá adoptar las medidas necesarias y emplear las medidas técnicas u organizativas que se requieran. La forma para comunicar dicha situación será atreves del sistema público de salud correspondiente sobre la situación concreta en la que se encuentre la persona y actuar siempre bajo el criterio médico.

¿QUE PASA SI EL TRABAJADOR NO SE PRESENTA EN SU PUESTO DE TRABAJOPOR DICHO RIESGO SIN QUE S EHAYA DECLARADO UNA SITUCIÓN DE RIESGO?

En este caso el trabajador podría sufrir una sanción disciplinaria por parte de la empresa, incluyendo en esta el despido procedente, ya que el trabajador no puede tomar tal decisión sin ser justificada por el profesional adecuado para ello. Hay que seguir siempre las normas establecidas y resoluciones de las autoridades sanitarias competente antes de tomas decisiones que puedan afectar nuestro puesto de trabajo.

UGT facilita un documento llamado “Guía práctica ante el retorno al trabajador en pdf” en el cual, insiste en que la existencia de EPIS (mascarillas, batas, o herramientas necesarias para evitar el contagio) sean puestas en disposición de los mismos y de uso obligatorio en los diferentes centros o puestos de trabajo, siendo esto una condición previa a la reanudación de la actividad laboral. Siendo obligación del gobierno y las CCAA de asegurarse de la existencia de los mismos como también de su reparto por las diferentes empresas. Y siendo obligación de la empresa  adquisición y entrega a sus trabajadores además de la vigilancia obligatoria de su uso correcto en los diferentes puestos a desempeñar.